martes, 31 de julio de 2012

Paris y Hilton


Así han bautizado mis hijas a las mascotas de la casa, dos pequeñas tortugas acuáticas. Ayer fuimos a por ellas después de mucha insistencia por su parte.

Para ser totalmente sincera, tengo que deciros que no soy partidaria de tener animales en casa que, una vez pasadas la ilusiones iniciales, luego sólo nos van a dar trabajo a los padres. ¿Egosita? No. Realista, aunque en honor a la verdad y dándoles un voto de confianza, creo firmemente que ellas se harán cargo de estas pequeñas tortugas.

Yo, por mi parte, me comprometo a proporcionarles el mejor hogar que me pueda permitir... y los mejores cuidados.






A las dos les gustan los animales pero sobretodo a la más pequeña a quien unos le hacen correr como una loca -abejas e insectos varios- y otros sacan su lado más cariñoso.



Fotos: Con encanto

5 comentarios:

Montse dijo...

Son unas tortugas muy monas y no dan nada de trabajo, veras como lo llevan las niñas muy bien.
Un besazo.

Efter Stormen dijo...

¡Buenas Ana! Me da mucha risa el nombre que le han puesto tus hijas a las tortugas, que graciosas. Por otro lado, decirte que yo tengo animales (2 gatas y un perro) aunque aún no tengo hijos pero creo muchísimo en criar a los niños con mascotas, yo he sido uno de esos y los animales aportan muchísimos valores además de que está demostrado q para la salud tb son buenos ;D

¡Un abrazo y que disfrutéis de las tortugas!

Marcela para Colorin Colorado dijo...

Yo tampoco soy amiga de las mascotas pero igual que vos, he sucumbido un par de veces ante los ppedidos de los chicos. Por suerte, ya pasamos ésa etapa. Los nombres me parecieron sensacionales!!!

La Perellona dijo...

Mis nenitas también me perjuraron de que cuidarían a las dos tortugas a las que doy de comer, cambio el agua y les mantengo su hábitat en condiciones. Jajaja espero que las tuyas cumplan su palabra.

ACCENDO dijo...

¡Te felicito, mis hijos ya están grandes, una de las satisfacciones que tuvieron en su niñez fue tener varias mascotas, entre ellas Hiccotty, la tortuga!